Viviendo la pesca

Hace un par de meses, mis amigos y socios de Tafkarh, me encomendaron la misión de comenzar un blog de pesca con mosca para nuestra tienda.


En ese momento, estaba por irme a guiar a uno de los diez grandes lagos de Estados Unidos en Alaska, Lago Iliamna. Con un pequeño pueblo indígena en sus orillas, sería mi hogar por algo más de dos meses, lo que me daría el material y la inspiración suficiente para lograrlo sin mucho esfuerzo.


¡Claro! Respondí yo, pensando que sería pan comido…


Por supuesto, la vida está llena de sorpresas y producto de la era COVID, mi vuelta numero 5 a la tierra de Osos y arcoíris gigantes, se vio frustrada por una combinación de malas decisiones al momento de planear el viaje, y un millón de restricciones para poder entrar a Estados Unidos.


Esto me llevo de vuelta a casa; Un pequeño Lodge de pesca a orillas del rio Simpson, en un campo ganadero que ha sido mi hogar por los últimos 20 años.
Desde principios de agosto, hasta la fecha,14 de octubre, me dí mil vueltas y excusas a mí mismo para no hacer este blog por impotencia de no haber guiado en uno de mis lugares favoritos en este mundo, para la pesca deportiva.
En la región de Aysén, la temporada de pesca empezó hace dos días y yo, aun no mojo la línea.
¿Qué me pasa? Me pregunto sorprendido.
¡Antes de la era COVID estaba pescando aproximadamente 250 – 300 días al año! Hoy, sin pescar desde abril, no siento la necesidad loca de ser el primero en estar en el rio…
Estoy más grande y las responsabilidades van creciendo junto con las prioridades que van cambiando.

¿A quién trato de engañar?

Me pican las manos por estar pescando hasta la cintura en el agua, escuchando, sólo el ruido de las aves, el río y mi línea cortando el aire. Poder desconectarme del mundo del wifi y volver al mundo real. Revivir momentos en el rio.

 


Hoy, por primera vez, entiendo a todos esos amigos que están lejos de la pesca, ¡pero que por dentro viven pescando! No pueden dormir pensando en la mosca que van a usar, el rio que van a pescar, el equipo que les falta para poder llegar a donde otros no llegan, o donde no llegaron la vez anterior. Respondiéndose que hubiesen hecho distinto con el truchón que se les fué… O donde van a llevar a ese partner que no estuvo presente, pero que alucinaría con vivir la misma experiencia.


Es por eso, que me motivé nuevamente a escribirles a todos ustedes, para contarles algunos secretos ( no tan secretos) que harán de sus salidas de pesca, un poco más fáciles, quizás más exitosas o por último, leerán algunas anécdotas de alguien que ama la pesca con mosca tanto como para transformarlo en su estilo de vida.
Mañana, después de muchos meses, me pondré los waders a orillas del río que me vio crecer, que me enseñó a pescar, que me ah brindado la mayor cantidad de alegrías junto a mis amigos, familia y clientes. Mañana después de muchos meses, vuelvo a ser YO. Junto a mis hermanos…

its fishing season…

Diego Salas.